Vómitos en niños: qué son y posibles causas I

publicado en: Bebes, Mamas | 0

Artículo en el que se detallan los diferentes posibles tipos de vómitos en niños y qué hacer

bebe_sonriendo
bebe_sonriendo

El vómito es uno de los problemas más comunes en infantes. En la mayoría de los casos es un trastorno causado por una indigestión y no cursa mayores complicaciones, sin embargo, en ocasiones es conveniente acudir al pediatra para una consulta.

Por norma general, si el niño vomita lo que tenemos que hacer es procurar que el bebé se mantenga hidratado, además de realizar un control de la ingesta de alimentos. Si pasadas las 24 horas los vómitos persisten se debe intentar localizar la posible causa. A continuación te vamos a dar algunas pistas para intentar reconocer la causa de estos vómitos.

Regurgitación desmesurada de la leche

Si el bebe regurgita poco después de la leche de forma exagerada (como el “chorro” de una fuente). Las posibles causas de este tipo de vómito son: la intolerancia a la proteína de la leche de vaca o, en casos muy excepcionales, por estenosis del píloro. Generalmente, los problemas de intolerancia suelen ser comunes en niños que toman leche de vaca, pero también pueden darse en lactantes, dado que esta proteína la transfiere la madre al bebé a través de la leche materna. La estenosis del píloro, por otra parte, es un estrechamiento de la válvula que comunica el estómago con el duodeno. Esto provoca una serie de vómitos espontáneos que se agravan a medida que pasan las horas. Esta patología se da entre la tercera y cuarta semana de vida.

Cuando se produce el síndrome agudo, habría que consultar al pediatra por si resulta conveniente administrar al bebé una solución rehidratante o si se debe seguir otras pautas. En caso de optar por la rehidratación, hay que ofrecer al bebé dicha solución en pequeños sorbos para no provocar más vómitos. En el caso de que el vómito esté provocado por la intolerancia, el pediatra debe prescribir leche hidrolizada. En cambio, si es un caso de estenosis del píloro, habría que recurrir a una intervención quirúrgica. El pediatra realizará una ecografía para confirmar este transtorno, y en caso de confirmarse la causa, se realizaría una intervención de ensanche de la válvula.

En el próximo artículo comentaremos otras posibles causas.