Cambios en tu cuerpo a partir del segundo trimestre

publicado en: Embarazo | 0

Vemos los cambios en tu cuerpo que puedes sufrir a partir del segundo trimestre de nuestro embarazo.

Cambios durante el embarazo
Cambios durante el embarazo

A las 12 semanas, tu útero comienza a elevarse por encima de la pelvis. El médico puede sentir la parte de arriba de tu útero a través de la pared abdominal. A las 20 semanas, esta parte superior del útero llega a la altura del ombligo y, luego, cada semana, el útero crece cerca de un centímetro. Tu médico puede tomar la medida desde el pubis hasta la parte superior del útero, para determinar la altura uterina y asegurarse de que el útero y el bebé estén creciendo debidamente. A muchas mujeres comienza a notárseles el crecimiento a las 16 semanas, aunque varía bastante de persona a persona.

Muchos de los cambios por los que pasas tienen muy poco que ver con el tamaño de su abdomen. Más bien, están relacionados con el desarrollo de tu bebé y la adaptación continua de tu cuerpo al embarazo. Puede que sienta s algunos síntomas que presentamos en esta sección o ninguno, o todos a la vez.

El olvido y la torpeza

Nunca hubieses pensado que perder las llaves, tropezarse con los muebles, y dejar caer cosas, pudieran ser efectos secundarios reales del embarazo. No sabemos de ninguna explicación médica de estos efectos, pero algunas mujeres se sienten más distraídas y torpes. Si esto te sucede, no se preocupe. No te estas volviendo loca. Ten por seguro que volveras a ser la misma mujer brillante y coordinada después que tu bebé nazca.

Gases

En esta etapa del embarazo, posiblemente te des cuenta que desarrolla la vergonzosa y molesta tendencia de eructar y soltar gases en momentos inoportunos. Desafortunadamente, es poco lo que puedes hacer a este respecto. Trata de evitar el estreñimiento, porque esto puede empeorar la situación. Evita comer grandes porciones en una sola comida, así como también evita alimentos que sabes que pueden ponerte peor.

El crecimiento del cabello y las uñas

Mientras estes en estado, las uñas de las manos y los pies se pueden hacer más fuertes que antes y crecer a un ritmo que no había visto antes. La manicura es segura si se hace en un lugar limpio y con buena reputación.

El embarazo también acelera el crecimiento del pelo; desafortunadamente puede ser que este crecimiento sea en lugares no muy comunes, como por ejemplo, la cara o el estómago. Eliminar el vello no deseado con ceras, pinzas o afeitándose, es más seguro, pero las cremas depiladoras que eliminan el vello contienen químicos cuyos efectos no han sido estudiados extensamente en las mujeres embarazadas y, por eso, le sugerimos evitar estos productos.

La acidez estomacal

La acidez estomacal es muy común en el embarazo.

La acidez tiene dos causas básicas, ninguna de las cuales tiene que ver con el viejo mito de que esta ocurre cuando el bebé va a tener mucho cabello. La primera, es el alto nivel de progesterona que tu cuerpo está produciendo, el cual puede hacer más lenta la digestión y hacer que el esfínter se relaje permitiendo la subida de los ácidos al esófago. La segunda, es que en la medida que el útero crece, presiona el estómago hacia arriba, y esto hace que los ácidos lleguen al esófago.

Las siguientes sugerencias pueden ayudarte a aliviar la molestia que causa

la acidez:

  • Coma raciones más pequeñas y frecuentes de alimentos, en lugar de raciones grandes cada vez.
  • Lleva contigo un antiácido cuando salga de casa.
  • Lleva contigo un paquete de galletas saladas para comer cuando sienta

acidez. Ellas pueden neutralizar los gases.

  • Evite las comidas muy picantes y grasosas.
  • No comas justo antes de irte a la cama, porque la acidez ocurre más fácilmente si estas acostada. Además, trata de dormir con la cabeza elevada, acostándote sobre varias almohadas.
  • Si la acidez se hace inaguantable, habla con tu médico para que te prescriba un tratamiento. Hay muchos tratamientos efectivos contra la acidez y pueden ser usados durante el embarazo.

El dolor abdominal bajo o de la ingle

Entre las semanas 18 y 24, puede que sientas un dolor agudo o un dolor sordo cerca de la ingle, en uno o ambos lados. Cuando te levantas o te mueves rápidamente, el dolor empeora y, luego se alivia cuando te acuestas. Esta molestia es llamada dolor del ligamento redondo. Los ligamentos redondos son bandas de tejido fibroso ubicados a cada lado del útero que atan la parte superior del útero a los labios. El dolor ocurre porque en la medida que el útero crece, los ligamentos se estiran. El dolor puede ser incómodo, pero es normal, y la buena noticia es que generalmente desaparece, o al menos se hace considerablemente más suave, después de las 24 semanas.

En algún momento a mitad del segundo trimestre (el momento exacto varía) puedes empezar a sentir contracciones o calambres suaves que duran poco tiempo. Estas contracciones se llaman contracciones de Braxton-Hicks y no deben ser causa de preocupación. A menudo se sienten más cuando estas caminando o estas físicamente activa y luego se quitan cuando descansas. Si te causan mucha incomodidad y se presentan regularmente (más de seis en una hora), llama a tu médico.

Congestión nasal

El incremento de flujo sanguíneo que ocurre durante el embarazo puede también causar congestión nasal e inflamación de las membranas mucosas de la nariz. Esto, a su vez, puede acarrear un goteo posnasal y, finalmente, una tos crónica. Las gotas nasales de solución salina pueden proporcionarte

cierto alivio y se pueden usar sin ningún problema durante el embarazo. Mantener el aire de tu casa u oficina húmedo también puede ayudarte. Los atomizadores nasales y los descongestionantes también alivian, sin embargo, evita usarlos por varios días seguidos a la vez. Quizás te des cuenta que, de repente, roncas como nunca lo habías hecho. De nuevo, este síntoma tan común está asociado al aumento de la congestión nasal.

Sangramiento nasal y de las encías

Debido al alto volumen de sangre que circula por tu cuerpo ahora la nariz y las encías te pueden sangrar debido a rupturas de los pequeños vasos sanguíneos que se encuentran en ellas. Este sangrado generalmente desaparece por sí solo, pero puede ayudar a pararlo si presionas ligeramente el punto de sangrado.

Si éste se hace más abundante o más frecuente, consulta con el médico. El uso de un cepillo de dientes más suave puede ayudar a disminuir el sangrado cuando te los cepilles.

Cambios en la piel

Las hormonas que recorren tu cuerpo a niveles tan altos pueden hacer que cosas extrañas ocurran en tu piel. Estos cambios, no ocurren en todas las mujeres, pero si llegan a ocurrirte, ten por seguro que generalmente desaparecen después que el bebé nace.

  • Quizás puedas ver una línea oscura, llamada línea nigra, que recorre la parte baja del abdomen, desde el ombligo hasta el pubis. Esta línea es más notoria en mujeres con piel relativamente oscura. En las mujeres de piel blanca, a menudo, esta línea ni siquiera se desarrolla.
  • La piel de tu cara también puede oscurecerse formando como una máscara alrededor de los pómulos, la nariz y los ojos. Este oscurecimiento se llama cloasma gravídico o máscara del embarazo. La exposición al sol la hace más oscura.
  • Manchas rojas, denominadas angiomas en araña, pueden aparecer de repente en cualquier parte de su cuerpo. Presiónelas y, probablemente, se ponen blancas. Estas manchas son concentraciones de vasos sanguíneos causadas por el alto nivel de estrógeno en su cuerpo. Probablemente desaparecerán después del parto.
  • Algunas mujeres notan una coloración rojiza en las palmas de sus manos. Esta se denomina eritema palmar, es otro efecto del estrógeno y desaparecerá también después del embarazo.
  • Las verrugas (o papilomas cutáneos) aparecen también comúnmente durante el embarazo, aunque no se sabe claramente el por qué se desarrollan. Afortunadamente también desaparecen después del parto. Por esta razón, no necesita ir al dermatólogo para eliminarlas, a menos que realmente le molesten.

Dejar una opinión

Debe estar conectado para escribir un comentario.