Exámenes prenatales II: Test de O’Sullivan

publicado en: Embarazo | 0

Exámenes prenatales II: Test de O’Sullivan

diabetes gestacional
diabetes gestacional

En este artículo hablaremos de una de las pruebas que le preocupan mucho a las futuras mamás: el Test de O’Sullivan o Curva de azúcar. Esta prueba se realiza durante el segundo trimestre de gestación y ayuda a conocer si la futura mamá padece diabetes gestacional.

Como todos sabemos, durante el embarazo las mujeres sufren grandes cambios hormonales y entre ellos se encuentra el bloqueo de la insulina. La insulina es la hormona encargada de regular los niveles de glucosa en sangre, por lo que si se produce un bloqueo en la síntesis y acción de la misma, se produce un aumento de glucosa en sangre. Este aumento puede desencadenar la diabetes gestacional que puede desencadenar problemas tanto para la madre como para el feto durante el embarazo y tras el parto.

El Test de O’Sullivan se realiza entre las semanas 24 y 28 de gestación, a no ser que se tengan antecedentes familiares directos de diabetes o antecedentes de diabetes gestacional durante un embarazo anterior o la mamá sea mayor de 35 años.

La prueba consiste en la administración por vía oral de una solución formada por 50 gramos de glucosa disueltos en 200 ml de agua en un periodo corto de tiempo (entre 10 y 15 minutos). Una hora después, se mide la glucosa en sangre para comprobar que la insulina funciona correctamente. Lo más importante para realizar la prueba es que la mujer embarazada no vomite durante la prueba, puesto que no se obtendría un resultado correcto y habría que realizar la prueba de nuevo otro día.

Los valores normales de glucosa en el Test de O’Sullivan deben ser menores a 140 mg/dl. Si los resultados son iguales o superiores a este valor, pueden indicar que la mujer puede padecer diabetes gestacional, por lo que habrá que realizar otra prueba: el Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG). Si los niveles son superiores a 200 mg/dl, se diagnostica diabetes gestacional y debe repetirse el test para confirmar el diagnóstico.

El Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG), conocido también como ‘curva de glucosa’,o ‘curva larga’ sirve para diagnosticar la diabetes gestacional. Durante esta prueba, se toman 100 gramos de glucosa y se realizan cuatro mediciones en intervalos de una hora. Si alguno de los valores supera el límite correspondiente, se repite la prueba tres semanas después. Si lo vuelve a superar, se diagnostica intolerancia a la glucosa. Si son dos los valores que superan los límites, se trataría de diabetes gestacional.