La lactancia materna en la playa o la piscina.

publicado en: Alimentación Infantil, Bebes, Mamas | 0

Artículo en el que veremos que la lactancia materna en la playa es buena, para la mamá y para el bebé.

Ahora que se acerca el verano, muchas madres tienen dudas a la hora de dar el pecho durante sus vacaciones cuando están en la playa o en la piscina. Pues bien, vamos a intentar quitar todas estas dudas.

Como todas sabemos, la leche materna siempre está preparada a la temperatura adecuada, sea invierno o verano. Es por ello, que a la hora de programar actividades para el verano, el pecho es la solución más cómoda, rápida y sencilla para alimentar al bebé durante los seis primeros meses de vida. Pasados estos meses, si tu bebé sigue tomando leche materna junto a la alimentación complementaria, también puede ayudarte en las ocasiones en las que surgen imprevistos. Es por todo esto, por lo que es importante tener en cuenta ciertos aspectos para la lactancia materna durante las vacaciones de verano.

Las cremas solares

Es muy importante tener precaución a la hora de aplicarse la crema solar en el pecho materno. No hay que aplicar crema ni en el pezón ni la areola, puesto que el bebé podría ingerir productos químicos durante la toma. Como la mayoría de las cremas traen componentes que las hacen resistentes al agua, no es suficiente con lavarse la zona, lo mejor es no aplicarla.

El agua de mar

La pregunta más frecuente podría ser: si acabo de bañarme en el mar ¿puedo alimentar a mi bebé? La respuesta es SI. Cuando llevamos a un bebé a la playa, lo normal es acercarle a la orilla para que el agua le toque, o llenamos una pequeña piscina de plástico con agua de mar y esperamos a que se caliente para meterle. Realizando cualquiera de estas dos acciones, el agua del mar puede salpicar al bebé en la boca, por lo que los restos de agua que pueden quedar en el pezón de la madre no tienen que suponer un problema. El sabor salado del agua es lo que puede hacer que al principio el bebé se retire, pero después no le importará. Lo que si es importante es asegurarnos de que no ha quedado ningún resto de arena.